San Rafael

Mosaiquismo

El pasaje San Rafael, antes llamado “Pasaje del Diablo” es una curiosa pervivencia libre e irregular del trazado en damero del centro histórico de la ciudad.

Sus espacios hablan de mitos y leyendas; sin embargo, requería una cualificación temática contemporánea. Bajo el concepto de “pasaje-paisaje”, se ideó un proyecto de “museo” a cielo abierto, mediante una intervención llamada “Marea de Mujeres – Visibilizando a la mujer creadora y artista latinoamericana”. El proyecto se basó en la creación de piezas artesanales de indudable valor, con técnica de mosaiquismo; una intervención que ha revitalizado el pasaje, convirtiéndolo en un atractivo turístico.

Fachadas

Para potenciar la personalidad del espacio, se realizó una propuesta de restauración de color en fachadas, utilizando una gama que revitalice el espacio. Por otra parte, se acompañó con vegetación colgante, dispuesta en maceteros, que, combinada con la iluminación cálida, genera una escenografía en el corto recorrido del pasaje.

Totems

A modo de recuperar la memoria histórica del sitio, en la entrada al pasaje se instalaron dispositivos en forma de Tótems. Piezas visibles de plancha metálica oxidada con paneles de acrílico donde se narran las distintas leyendas que se han ido transmitiendo, de forma oral de generación en generación.

Interacciones en Intervenciones

El pasaje San Rafael convertido en escenario vivo: vecinos, público asistente y la “Marea de mujeres creadoras latinoamericanas” como espectadoras de la obra de teatro “El Pueblo”, puesta en escena por el Colectivo Pujllana.

patrocinado por

Fondo PISCCA

TAU surge desde

apoyado por